Para muchas personas cocinar ha pasado de ser una obligación a convertirse en uno de sus pasatiempos preferidos. Cada vez son más los que se apuntan a todo tipo de cursos de cocina. Otros, simplemente disfrutan entre fogones preparando su receta favorita. Si a ti también te encanta este mundo, sobre todo la repostería, necesitarás contar con un molde para tartas.

Con un molde para tartas prepararás diferentes recetas. Puedes optar por un modelo más tradicional, con una forma redonda o rectangular, pero también por uno más original. En este último caso, las opciones con las que cuentas son casi infinitas. ¿Quieres encontrar el molde que mejor se adapta a tus gustos y necesidades? Entonces, presta atención a esta guía de compra.

Lo más importante

  • En el mercado encontrarás un gran número de moldes para tartas. Lo más importante es que tengas claro para qué lo quieres utilizar. Será determinante para encontrar el modelo perfecto para ti.
  • Si eres un gran aficionado a la repostería es posible que quieras contar con más de un molde para tartas. No olvides este aspecto a la hora de analizar el contenido de esta guía.
  • Cuando vayas a comprar tu molde para tartas ten en cuenta las raciones que puedes preparar con él. También la temperatura que soporta o si ofrece una cocción uniforme. Estos y otros detalles los verás en la sección “Criterios de compra”.

Ranking: Los mejores moldes para tartas del mercado

Para conocer qué tipo de moldes para tartas encontrarás en el mercado, lo mejor es descubrir algunos de los más valorados. Para elaborar esta clasificación hemos tenido en cuenta la opinión de otros compradores. Sin duda, nadie mejor que quien ya ha utilizado un producto para puntuar su calidad. Te invitamos a prestar una atención especial al siguiente listado.

Puesto nº 1: Conjunto de tres moldes para tartas desmontables de EKKONG

Se trata de un conjunto de tres moldes para tartas con un diámetro de 11, 18,5 y 23 centímetros, respectivamente. Son desmontables para que puedas sacar la tarta o el bizcocho sin que se quiebre. Para su fabricación se ha empleado acero de alto carbono, un material que ofrece una gran durabilidad. Además, tiene revestimiento antiadherente que evita que se pegue la masa.

Los tres moldes para tartas resisten temperaturas de hasta 230 grados. Se abren con un pestillo que mantiene un sellado hermético que evita que se derrame la masa. Puedes utilizarlos por separado para hacer tartas o bizcochos de diferentes tamaños o para la famosa quiche francesa. También para montar una tarta de tres pisos que hará las delicias de tus invitados.

Puesto nº 2: Conjunto de dos moldes para tartas desmontables de Mengger

Estos dos moldes son perfectos para preparar la famosa tarta americana que habrás visto en algunas películas. Esa que cuenta con una base de masa quebrada y un relleno de frutas. Además, está cubierta por un enrejado de tiras de esa misma masa. Su base desmontable es una buena opción para elaborar esta receta y también para hacer una quiche, por ejemplo.

Las medidas de estos dos moldes para tartas son 22 y 28 centímetros respectivamente. Su base antiadherente evitará que se peguen los ingredientes, se recomienda el lavado a mano para que no se estropee. Están fabricados utilizando acero de carbono de alta resistencia y libre de sustancias tóxicas. Tienen una conductividad térmica óptima para un calentamiento uniforme.

Puesto nº 3: Molde para tartas desmontable con tapa de Kaiser

Cuando te invitan a comer llevar un postre siempre es una buena opción. Sin embargo, el transporte puede ser un auténtico quebradero de cabeza. Por eso, este molde desmontable con tapa y asas puede ser la solución que tanto has buscado. Además, su forma rectangular resulta muy versátil y te permitirá preparar diferentes tipos de tartas y bizcochos.

Las medidas de este molde para tartas son 35 x 24 centímetros y cuenta con capacidad para cinco litros. Su revestimiento antiadherente viene reforzado con cerámica. Sirve para evitar que se pegue la comida y también para facilitar su limpieza. Soporta temperaturas de hasta 230 grados, suficiente para preparar todo tipo de recetas dulces y también saladas.

Puesto nº 4: Molde para tartas de silicona de Fantasyday

Este molde para tartas es ideal si tienes que organizar cualquier tipo de fiesta. Su forma de flor dará un toque de distinción a tu postre. Además, este mismo fabricante te ofrece otros diseños para que encuentres el que mejor se adapta a tus gustos y necesidades. Su principal ventaja es que se desmolda de forma rápida y sencilla.

Este molde no solo podrás usarlo para tartas, también para recetas saladas o incluso para hacer manualidades. En este último caso, te recomendamos que no utilices el mismo que para la comida. Otra de sus ventajas es que se limpia con facilidad a mano y en el lavavajillas. Es apto tanto para el horno como para el microondas y aguanta temperaturas de hasta 230 grados.

Puesto nº 5: Molde para tartas en capas de Wilton

Los pasteles en capas, o layer cakes, se preparan superponiendo diferentes capas de bizcocho separadas por distintos ingredientes. En este caso, el fabricante te ofrece cinco moldes de 15 centímetros de diámetro y dos de alto para que elabores esta atractiva receta. Cuentan con cubierta antiadherente para que después de usarlos los limpies con facilidad.

Este molde para tartas incluye un sobre con ingredientes para que prepares las bases de tus primeros pasteles. También un libro de recetas que te ayudará a sacar el máximo partido a tu compra. Por cierto, las medidas de los cinco moldes permite que puedas introducirlos a la vez en hornos de un tamaño estándar. Es decir, de unos sesenta centímetros de ancho.

Guía de compras: Lo que debes saber sobre los moldes para tartas

El repaso que hemos realizado de los moldes para tartas te ha ayudado a descubrir que tienes distintas opciones. Has comprobado que encontrarás modelos de diferentes materiales o con formas más clásicas o más originales. Sin embargo, aún tienes que conocer más aspectos de este producto para realizar la mejor compra. Así que, presta atención al resto de esta guía.

Moldes para tartas

Un molde para tartas es un artículo que sirve para dar una forma determinada a cierta masa al hornearse o enfriarse. (Fuente: Skorzewiak: 120539542/ 123rf.com)

¿Qué es un molde para tartas?

Un molde para tartas es un artículo que sirve para dar una forma determinada a cierta masa al hornearse o enfriarse. En el mercado existen diferentes modelos en cuanto a formas, tamaño, altura o materiales utilizados en su fabricación. Dependiendo del uso que quieras darle, el molde elegido debe tener ciertas características. Las descubrirás en las siguientes líneas.

¿Qué materiales se utilizan para fabricar moldes para tartas?

Lo primero que debes valorar es para qué utilizarás al molde para tartas. Como has visto en el párrafo anterior, es determinante para seleccionar algunas de sus características. Empezaremos hablando de los materiales que se emplean en su fabricación. Es una cuestión que marcará tanto el uso que puedes darle como el tipo de cocción que admite. Así que, toma nota.

  • Acero de carbono. Suelen llevar un recubrimiento de estaño para evitar la oxidación. Es uno de los materiales más clásicos y ofrece unos buenos resultados. Además, soporta temperaturas muy altas. Puedes usarlos para preparar diferentes clases de bizcochos. Debes lavarlos siempre a mano.
  • Acero inoxidable. Para muchos, es la mejor opción al ser un material bastante resistente. No dejará sabor en los alimentos que se cocinan en su interior y es perfecto para preparar flanes, bizcochos o tartas.
  • Aluminio. Se trata de un material bastante económico y que, en general, no es demasiado resistente. Sí aportan una mayor resistencia los de aluminio anodizado, además, se oxidan menos y no se deforman con facilidad. Se suelen utilizar para hacer bizcochos o bases de tartas.
  • Cerámica. Te recomendamos este material solo si ha pasado por un proceso de vitrificación para cerrar sus poros. Lo que prepares en ellos no se puede desmoldar, salvo que coloques papel de cocina en su base o esta sea desmontable. Eso sí, son la mejor opción para la tarta americana que ya hemos mencionado o para la quiche. En ambos casos, la receta se puede servir directamente en el molde.
Moldes para tartas

Un molde redondo es casi imprescindible si sueles preparar la típica tarta de toda la vida.
(Fuente: Deva Williamson: HjnFuC5pcA8/ Unsplash.com)

  • Hierro fundido. Es una alternativa con una excelente relación calidad-precio, aunque precisamente su precio es más alto que el de otros modelos similares. Dará un toque de distinción a tu cocina y es perfecto para preparar bizcochos
  • Papel de aluminio. Son moldes que solo se pueden utilizar una vez. Aunque son más económicas que otras opciones, a la larga salen más caros al darles un solo uso. Pueden ser una buena solución para preparar bizcochos o pasteles fríos. En este último caso, tanto dulces como salados. Su ventaja principal es que puedes llevar la preparación fácilmente de un lugar a otro.
  • Silicona. Esta clase de moldes tiene diferentes ventajas. Por ejemplo, sirven para horno y también para microondas. La comida no se pega y se pueden lavar en el lavavajillas. Sin olvidar que se desmoldan con facilidad. Eso sí, para sacarlos del horno o de la nevera es mejor que estén sobre una superficie firme que puedas extraer. Evitarás que pierdan la forma.
  • Vidrio. No son los más utilizados, pero pueden ser una opción al ser muy versátiles. Para preparar tartas frías que no se desmoldan o para elaborar un bizcocho, si no tienes otro tipo de moldes. Pero es mejor que los utilices para recetas saladas como lasañas o canelones.
Moldes para tartas

Moldes de acero de carbono suelen llevar un recubrimiento de estaño para evitar la oxidación.
(Fuente: Freestocks Org: bDAgfJ0iRWM/ Unsplash.com)

¿Qué tipos de formas pueden tener los moldes para tartas?

Otra de las características que debes valorar a la hora de comprar tu molde para tartas es su forma, aunque no olvides que también puede ser una buena opción contar con más de uno. Eso sí, siempre que seas una persona que cocina de forma habitual postres. De lo contrario, puede que terminen olvidados en un armario de tu cocina.

  • Redondo. Un molde redondo es casi imprescindible si sueles preparar la típica tarta de toda la vida. No solo con una base de bizcocho, también de queso, de chocolate o de cualquier otro ingrediente que te encante.
  • Cuadrados. Los moldes cuadrados son muy versátiles. Dependiendo del tamaño podrás elaborar más o menos raciones, como es lógico. Pero su principal ventaja es que puedes dividir el pastel en porciones iguales. Algo que resulta muy útil cuando compartes el postre con niños o tienes invitados.
  • Rectangulares. Los rectangulares que son alargados y estrechos son los que más se utilizan para hacer el clásico bizcocho. Los que tienen un mayor proporción en ambos lados son ideales para tartas. Podrás darles un uso similar al de los moldes cuadrados.
  • Formas originales. Las formas originales que existen de moldes para tartas son prácticamente infinitas. Son perfectos para fiestas y celebraciones. Sin duda, su gran ventaja es que siempre podrás encontrar el que mejor encaje con tus gustos y necesidades.
Moldes para tartas

Los moldes bajos para tartas suelen medir menos de 4 centímetros, mientras que los altos superan dicha medida. (Fuente: Chelsea Shapouri: j3zizRGM70g/ Unsplash.com)

¿Es mejor un molde para tartas bajo o alto?

Los moldes bajos para tartas suelen medir menos de 4 centímetros, mientras que los altos superan dicha medida. Los primeros son perfectos para todas aquellas preparaciones que no aumenten su tamaño a lo largo del proceso de preparación. Por ejemplo, para elaborar una tarta americana o una quiche. También para cocinar las diferentes capas de algunos tipos de tartas.

Los moldes altos son ideales para las preparaciones que sí suelen aumentar de tamaño. Por supuesto, también para aquellas recetas que conlleven una tarta con altura. No olvides que muchos moldes que tienen una forma especial son bastante altos y se suelen utilizar para bizcochos o tartas. En cualquier caso, tu elección dependerá del uso que vayas a darle.

¿Cómo engrasar un molde para tartas?

Si el molde para tartas no es antiadherente debes engrasar sus paredes para que no se pegue la preparación. Hay varias formas de hacerlo, pero nosotros te recomendamos que emplees mantequilla y harina. Primero, derrite un poco la mantequilla y unta ligeramente toda la superficie del molde que entre en contacto con la preparación.

No olvides que algunas recetas aumentarán de tamaño durante la cocción, sobre todo si llevan algún tipo de espesante. Después, tienes que espolvorear un poco de harina sobre la mantequilla. Cuando tengas el molde listo, ya podrás verter la masa que hayas preparado. Por supuesto, sigue siempre las instrucciones del fabricante del molde y de la propia receta.

Moldes para tartas

Si el molde para tartas no es antiadherente debes engrasar sus paredes para que no se pegue la preparación. (Fuente: Annie Spratt: oudLkxglHuM/ Unsplash.com)

¿Cuándo comprar un molde para tartas desmontable?

La mayoría de los moldes para tartas se desmoldan dándoles la vuelta. Son perfectos para diferentes tartas y bizcochos, sobre todo si luego los tienes que decorar. Sin embargo, algunas preparaciones llevan una base de galletas o quieres que queden tal cual están montadas. En esos casos, te interesará contar con alguno de estos dos tipos de modelos desmontables:

  • Anilla lateral. Tienen un anilla lateral que se abre para agrandar el contorno del molde. Después se extrae este y la preparación queda sobre la base.
  • Base extraíble. La base del molde está separada del mismo. Solo tienes que empujar dicha base hacia arriba y quedará separada de los laterales del molde.

¿Cuáles son las ventajas y desventajas de los moldes para tartas?

Con toda la información que hemos repasado hasta ahora tendrás más claro el tipo de molde que necesitas. Conoces ya distintas características que para ti son importantes. Pero todavía debes descubrir algunos criterios de compra que tendrás que valorar. Antes de hacerlo, te invitamos a que prestes atención a la siguiente tabla con sus principales ventajas y desventajas.

Ventajas
  • Cuidan la estética de los postres que preparas
  • Se puede cocinar con ellos recetas dulces y saladas
  • Cuentan con un uso muy sencillo
Desventajas
  • Algunos modelos no son aptos para el microondas
  • En ocasiones se compran y luego no se utilizan

Criterios de compra

Ahora sí que estamos llegando a la conclusión de esta guía de compra. La información analizada seguro que te ha resultado muy útil, pero todavía necesitas conocer ciertos criterios de compra esenciales. Es muy importante que los valores todos para poder adquirir el mejor molde para tartas. Por todo lo comentado, no dejes de prestar atención a las siguientes líneas.

  • Raciones
  • Temperatura
  • Cocción uniforme
  • Antiadherente
  • Materiales

Raciones

Conocer las raciones que necesitas preparar con tu molde para tartas es vital para tomar tu decisión final. Es posible que prepares este tipo de dulces solo cuando tienes invitados o que lo hagas con más frecuencia. Esta tabla te servirá para descubrir el tamaño que debe tener el molde, ten en cuenta que son siempre medidas aproximadas.

Raciones Medidas
Molde redondo de entre 7 y 9 centímetros de altura 12 raciones. 15 centímetros de diámetro.
Molde redondo de entre 7 y 9 centímetros de altura 16 raciones. 18 centímetros de diámetro.
Molde redondo de entre 7 y 9 centímetros de altura 20 raciones. 20 centímetros de diámetro.
Molde redondo de entre 7 y 9 centímetros de altura 24 raciones. 24 centímetros de diámetro.
Molde cuadrado de entre 7 y 9 centímetros de altura   18 raciones. 15 centímetros de lado.
Molde cuadrado de entre 7 y 9 centímetros de altura 30 raciones. 20 centímetros de lado.
Molde cuadrado de entre 7 y 9 centímetros de altura 40 raciones. 25 centímetros de lado.
Molde cuadrado de entre 7 y 9 centímetros de altura 70 raciones. 30 centímetros de lado.
Molde rectangular de entre 7 y 9 centímetros de altura 10 raciones. 14 x 24 centímetros.
Molde rectangular de entre 7 y 9 centímetros de altura 20 raciones. 18 x 28 centímetros.
Molde rectangular de entre 7 y 9 centímetros de altura 30 raciones. 22 x 32 centímetros.
Molde rectangular de entre 7 y 9 centímetros de altura 40 raciones. 26 x 36 centímetros. 

Temperatura

Las recetas que se preparan con este tipo de moldes suelen precisar temperaturas de unos 220-230 grados. La mayoría de los materiales que encontrarás en el mercado soportan temperaturas como las mencionadas, pero compruébalo siempre en la etiqueta. Si necesitas que aguante más calor, hasta 250º, te recomendamos que apuestes por el acero de carbono.

Moldes para tartas

Una cocción uniforme permite obtener mejores resultados culinarios.
(Fuente: Velizar Ivanov: rXB9YjOQX8I/ Unsplash.com)

Cocción uniforme

Una cocción uniforme permite obtener mejores resultados culinarios. Si la receta que vas a preparar necesita esta clase de cocinado evita los moldes de silicona. Los modelos metálicos, sobre todo el hierro fundido, y también los cerámicos, son la opción más adecuada. Lo mejor es que la etiqueta indique que cuenta con conductividad térmica o con calentamiento uniforme.

Antiadherente

Si quieres conseguir los mejores resultados con tu molde para tartas es imprescindible que sea antiadherente. Evita que se peguen los ingredientes y facilita la limpieza. La silicona es un material antiadherente en sí mismo. Con otras opciones comprueba que cuenten con un recubrimiento de este tipo. De no ser así, tendrás que engrasar el molde o usar papel de horno.

Materiales

Como has visto a lo largo de esta guía, los moldes de cerámica son muy útiles para ciertas recetas por su altura. Mientras que los de silicona y las diferentes opciones que encontrarás en materiales metálicos suelen ser más versátiles. Si todavía dudas entre un molde de silicona o metal presta atención a esta tabla comparativa para tomar tu decisión final.

Característica Silicona Metal
Precio  
Almacenaje
Cocción uniforme
Antiadherente Necesita recubrimiento.
Temperaturas más altas
Desmoldado sencillo  
Durabilidad
Limpieza sencilla  
Microondas
Estabilidad  

Resumen

Si eres un gran aficionado a la repostería necesitarás contar con un molde para tartas. Es imprescindible para cocinar este tipo de recetas, pero también para algunos platos salados. Si vas a preparar muchos postres es buena idea contar con más de uno. Intenta que te aporten prestaciones diferentes, así cubrirán todas tus necesidades.

El material con el que está fabricado tu molde para tartas debe ser el más adecuado. No olvides valorar si su tamaño es correcto para tus necesidades o si se desmolda con facilidad. Que sea antiadherente siempre es la mejor opción. Pon en práctica todos los consejos que has visto en esta guía y conseguirás encontrar el modelo perfecto para ti.

¿Te ha parecido interesante la información que hemos repasado? Entonces, compártela en tus redes sociales. Pero antes, déjanos un comentario.

(Fuente de la imagen destacada: Yevhenii Slivin: 49949911/ 123rf.com)

Califica este artículo

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
29 Voto(s), Promedio: 5,00 de 5
Cargando…