Última actualización: 17 abril, 2020

Nuestro método

13Productos analizados

21Horas invertidas

7Artículos evaluados

71Opiniones de usuarios

Las pulidoras eléctricas son herramientas muy versátiles. Disponen de una amplia variedad de funcionalidades, tanto en el ámbito profesional como en el doméstico. En casa, las pulidoras nos sirven para abrillantar el suelo o la carrocería del coche y en lo industrial, se suelen emplear para los acabados brillantes de las chapas o la madera.

En este artículo te explicaremos todo lo que necesitas saber sobre las pulidoras, una herramienta muchas veces indispensable. Sus principales características, sus usos más comunes y todos los factores que te ayudarán a realizar la mejor compra posible, ya sea para tu taller profesional o para complementar tu caja de herramientas.

Lo más importante

  • Las pulidoras te permiten obtener resultados profesionales y unos preciosos acabados. Si eres aficionado al bricolaje, seguro que disfrutarás con una de estas máquinas.
  • Las pulidoras te permiten eliminar cualquier desperfecto en superficies metálicas, dejándolas brillantes y suaves. Es por eso que son muy apreciadas en talleres de carrocería y en fabricación y reparación de vehículos.
  • Uno de los factores que suelen pasar por alto los usuarios de pulidoras es el control de velocidad. Sin embargo, se trata de un factor importante que veremos más detenidamente en la última sección de la guía, dedicada a los criterios de compra.

Las mejores pulidoras del mercado: nuestras favoritas

Las pulidoras no son las herramientas más comunes del mercado. Es por eso que suele ser común tener un gran desconocimiento. Comprar una herramienta de estas características a ciegas no suele ser buena idea. Por eso, para ayudarte a escoger la que mejor se adapte a tus necesidades, hemos investigado y seleccionado los cinco mejores modelos del mercado:

La pulidora más cómoda y veloz

La pulidora Tacklife PPGJ01A es una máquina realmente potente, con un motor eléctrico de 1500 vatios (W). Proporciona una velocidad de 3000 revoluciones por minuto (RPM), con lo que lograrás fuerza suficiente para pulir cualquier superficie.

Dispone de botón de autobloqueo que hará que la pulidora trabaje a una velocidad constante. Cuenta con pantalla LED y botones separados para controlar la velocidad.

La pulidora profesional más indicada para tu vehículo

La pulidora orbital Urceri Professional es perfecta para pulir el coche. Es muy sencilla de manejar y no dejará marcas, por lo que lograrás unos acabados profesionales. Dispone de control de velocidad manual, hasta 6 velocidad y una rotación de entre 2500 a 6500 RPM.

Con un motor de 710 W y una función adicional de arranque suave. Incorpora un mango en forma de D para cuando tengas que trabajar en espacio reducidos.

La pulidora para vehículos más adecuada para principiantes

La pulidora Einhell CC-PO 90 es una herramienta pequeña, manejable y robusta. Con un gran disco de pulido de 240 mm de diámetro, un motor eléctrico de 230 voltios (V) y una fuerza de 3700 oscilaciones por minuto.

Esta pulidora de tipo orbital es ideal para los principiantes que desean aprender a pulir su coche sin dañar la carrocería. Dispone de recambio de almohadilla y un diseño compacto, con las asas a ambos lados de la carcasa.

La pulidora de calidad más versátil

La pulidora DeWalt DWP849X-QS es una máquina extremadamente potente, con un motor eléctrico de 1250 W y una velocidad de trabajo de entre 600 y 3500 RPM.

Dispone de un gran dial para controlar la velocidad que permitirá al usuario gestionar la velocidad para adaptarla a cualquier labor, desde pulir tu coche hasta limpiar superficies grandes. La protección contra rearranque previene la activación automática tras una bajada de tensión.

La pulidora perfecta para trabajar sin descanso

La pulidora Bosch GPO 14 CE es una máquina muy potente con un motor eléctrico de 1400 W de potencia y una velocidad de entre 750 y 3000 RPM de giro en vacío y limitador de corriente de arranque para trabajar sin fatiga.

Dispone de una superficie de disco pulidor de 180 mm. Solo pesa 2,5 kilogramos. Ofrece gran maniobrabilidad y dispone de preselección de número de revoluciones en 6 niveles para trabajar sobre diferentes superficies.

Guía de compras: Lo que debes saber de las pulidoras

Cuando se trata de corregir o eliminar la pintura de un vehículo, ya sea total o parcialmente, corregir imperfecciones o retirar restos de óxido y de material, las máquinas pulidoras son las herramientas indicadas. A continuación, te presentamos una guía de compra en la que aprenderás todo lo necesario sobre las pulidoras y sus características más importantes.

Carro negro

Las pulidoras eléctricas son herramientas muy versátiles.
(Fuente: Dolmatov: 83406552/ 123rf.com)

¿Qué es una pulidora?

Las pulidoras son herramientas eléctricas cuya versatilidad es importante para pulir salientes o bordes, así como soltar remaches, redondear ángulos y reparar desperfectos sobre superficies metálicas. Por ello, están muy utilizadas en varios procesos de bruñido o bordeado de superficies, sobre todo en industrias mecánicas.

A menudo se confunden las pulidoras con las amoladoras.

Aunque las amoladoras disponen de discos especiales para labores de pulido, en realidad son máquinas completamente diferentes. Las pulidoras no pueden utilizarse para labores de corte y además disponen de dos tipos de movimiento que las amoladoras no tienen.

¿Por qué comprar una pulidora?

Las máquinas pulidoras sirven para eliminar cualquier tipo de desperfecto sobre superficies metálicas, logrando el brillo original de una pieza nueva. Por este motivo son muy usadas en talleres de chapa y pintura. Con una pulidora también podrás quitar pintura vieja, papel de pared y recuperarás el brillo de las superficies viejas y afectadas por el sol.

En el mercado encontrarás una gran diversidad de modelos. Podrás optar por una máquina más grande y profesional o bien un modelo doméstico acompañado de un maletín de accesorios, para diferentes trabajos. Sea como sea, las pulidoras son unas máquinas muy útiles aunque, eso sí, requieren cierta pericia de uso para no dejar marcas.

Carro amarillo

Las pulidoras te permiten obtener resultados profesionales y unos preciosos acabados.
(Fuente: Bondariev: 89779724/ 123rf.com)

¿Qué partes tienen las pulidoras?

Básicamente, las pulidoras están compuestas de tres partes, que deberías conocer lo mejor posible para poder efectuar un mantenimiento adecuado de la herramienta. Algunas partes, al ser los discos intercambiables, es importante que sepas diferenciarlas. A continuación te presentamos las diferentes partes de una pulidora:

  • Mango: de características ergonómicas, es la pieza clave de la pulidora, ya que lleva incorporado el gatillo de activación de la pulidora. Debe ser de material no conductor.
  • Carcasa: es la pieza que protege las piezas internas y el motor de la herramienta. Las mejores herramientas, cuentan con sistemas estancos IP que los protegen del polvo y la humedad.
  • Disco: abrasivo, rotatorio y de distintas gradaciones que dependen de la necesidad de pulido. Este es el accesorio principal de la pulidora.
  • Cable o batería: suministran alimentación a la máquina. Las baterías deben ser de iones de litio, ya que estas no tienen efecto memoria.

¿Qué usos tiene una pulidora?

Tanto para el hogar como para la industria, una pulidora eléctrica es un componente fundamental. Con ella podrás realizar una gran variedad de labores, desde eliminar desperfectos de una carrocería a pulir y dejar lustrosa una pieza de madera para un proyecto de carpintería. Como puedes ver, son muy versátiles.

A continuación, te presentamos una tabla con los principales usos de las pulidoras:

Industrial Doméstico
La más usada en el ámbito industrial es la circular. Uso para mantenimiento de pátinas y acabados lustrosos.
Reparación de carrocerías de vehículos. Limpieza y pulido de la carrocería del coche.
Pulir chapas y piezas de metal.
Pulir piedras.  
Lustrar y pulir piezas de madera y tableros.  

¿Qué tipos de pulidoras existen?

Básicamente, existen dos tipos de pulidoras: las rotatorias (circulares) y las de doble acción (orbitales). Las rotatorias son las más comunes, su manejo requiere pericia y experiencia, por lo que han sido desplazadas por las de doble acción, más sencillas de usar y capaces de lograr acabados perfectos incluso en manos de principiantes.

La diferencia fundamental entre un tipo y el otro está en el modo de giro del bonete o almohadilla de pulido. Las rotativas giran sobre su eje describiendo un círculo perfecto y la velocidad se mide en revoluciones por minuto (RPM). Las de doble acción giran circularmente y oscilan describiendo órbitas elípticas y se mide en oscilaciones por minuto.

Tipo de pulidora Velocidad Control de velocidad Ergonomía Características
Rotatorias Variable.
De 1100 a 2000 RPM.
Electrónico. Cómodas. Distribución uniforme de los abrasivos.
Muy flexible para la corrección de pintura.
Genera mucho calor que puede afectar a la pintura.
Almohadillas de espuma o lana.
Ideales para eliminar rayones profundos.
Doble acción Fija.
1100 oscilaciones por minuto.
No disponible. Más ligeras y sencillas de usar. Son mucho menos usadas.
Genera menos calor sobre la pintura.
Mejor para usuarios inexpertos.
Son más caras.
No se adaptan a la corriente, por lo que necesitan transformadores.
Solo emplean almohadillas de espuma.
No dejan marcas.

¿Pulidora de cable o de batería? ¿Cuál es mejor?

Una de las preguntas más comunes que nos pueden surgir es: ¿Qué es mejor: una pulidora a batería o una eléctrica? Es un debate común en el ámbito de las herramientas eléctricas, pues cada día son más los fabricantes que apuestan por las herramientas a batería y dejan de fabricar máquinas con cable, ya que resultan más cómodas para los usuarios.

La duda es entre pulidoras eléctricas de batería o de cable. Hay algunos aspectos que no cambian, por ejemplo, cualquier herramienta de cable siempre será más potente y, además, estará siempre lista para su uso, mientras que las de batería te pueden dejar tirado en un momento inadecuado, sobre todo cuando las baterías se van haciendo viejas.

A continuación, comparamos los pros y los contra de las pulidoras de cable y de batería en la siguiente tabla:

Pros Contras
Pulidoras de batería Las baterías de iones de litio tienen una gran duración.
Son más ligeras.
No dependen de fuentes externas de alimentación.
Ideales para espacios reducidos.
Son más fáciles de guardar.
Incluso las mejores baterías pierden energía con el tiempo.
Al tener que cargar con baterías y cargadores, necesitarás cargas con más material.
Baterías de cable   Disponen de alimentación continua, lo que las hace más potentes.
Su rendimiento no sufre por la batería.
Necesitas tener un cable largo o disponer de un alargador.
Son más pesadas.
No te permite tener mucha movilidad, pues el cable restringe.
Son más difíciles de guardar, ya que ocupan mayor espacio.

¿Qué diferencias hay entre una amoladora y una pulidora?

Dependiendo de la tarea que desees realizar, podrás elegir entre una amoladora o una sierra de calar, pues se trata de herramientas totalmente diferentes y con funciones distintas. La caladora se distingue por ofrecer un movimiento de la hoja que va arriba y abajo, por lo que la herramienta debe estar perpendicular a la superficie que se trabaja.

La amoladora funciona con la rotación de un disco, a altas velocidades.

Es importante que tengas en cuenta la potencia, tanto de la caladora como de la amoladora, a la hora de escoger entre uno de estos equipos para realizar el trabajo. En el caso de las caladoras, algunos modelos incluyen aspiradores de polvo en la boquilla de corte.

¿Cómo se usa una pulidora?

Si eres de los que se preocupa por el estado de la carrocería de su coche o por cómo luce el suelo de tu casa, una pulidora te ayudará a mantener ambos lo más relucientes posible. Las pulidoras son una buena inversión para cualquier manitas, pero también son unas máquinas que requieren un poco de experiencia y cierta pericia para el usuario.

A continuación, te explicamos paso a paso cómo usar una pulidora de forma correcta y evitar daños en las superficies:

  • Preparación: Lo primero que debes hacer es limpiar la superficie que vas a pulir. Debes eliminar cualquier impureza que pueda dañar el material durante el pulido. Si es un coche lávalo y, si es un suelo bárrelo y pasa una fregona con agua.
  • El pulimento. Compra el compuesto pulidor específico, ya sea para carrocería o para suelo. En el mercado existen muchas opciones de compra, así que tendrás dónde elegir. Nuestra recomendación es que utilices compuestos suaves, sensibles a las marcas de remolino de las pulidores.
  • Técnica. Coloca la almohadilla limpia y ligeramente húmeda en tu pulidora, luego distribuye una cantidad moderada de compuesto en la zona que vayas a pulir. Empieza a poca velocidad y ve subiendo poco a poco. Es importante trabajar áreas pequeñas, de 50 x 50 cm.
  • Siempre en paralelo. Lo más importante es mantener la almohadilla giratoria en paralelo a la superficie de pulido para evitar la formación de remolinos. Para mantener la posición correcta sostén la máquina con ambas manos aplicando una presión constante y trabajando de adelante hacia atrás.
  • Lava de nuevo. Una vez satisfecho con los resultados del pulido, lava de nuevo la superficie. Trata de hacerlo a mano.
  • Encerar. En el caso de los automóviles, si quieres evitar daños permanentes, encera la carrocería cada dos meses.
Hombre trabajando

Las pulidoras te permiten eliminar cualquier desperfecto en superficies metálicas, dejándolas brillantes y suaves. (Fuente: Bodo: 80692185/ 123rf.com)

¿Cómo uso la pulidora de forma segura?

Como todas las herramientas eléctricas, las pulidoras requieren cierta pericia. Si nunca has utilizado una, puede que te sientas algo abrumado. Por eso, a continuación te presentamos algunas recomendaciones de seguridad para trabajar con ella. Es importante tomar en consideración los consejos que te presentamos si quieres evitar accidentes:

  • Verifica el estado de la máquina antes de iniciar el trabajo. Revisa los ejes interior y exterior y que la protección esté correctamente colocada y fijada.
  • Mascarilla. Al utilizar ceras y pulimentos, comprueba que la zona de trabajo esté despejada y aireada. Utiliza mascarilla para no respirar los gases que pueden escapar durante el pulimentado.
  • Utiliza todos los elementos de protección recomendados: guantes, gafas de seguridad, tapones para los oídos, etc.
  • Fijación. Si vas a trabajar con una pieza suelta (un tablón, una puerta o un marco, entre otros), debes mantenerla correctamente fijada en todo momento, de esta forma evitarás que se mueva al trabajar con ella.
  • Utiliza la almohadilla correcta en cada ocasión. No utilices almohadillas que estén demasiado húmedas o desgastadas.
  • Comprueba. Antes de utilizar la máquina, verifica que todas las conexiones estén en buen estado. Si encuentras desperfectos o cortes en el cable de alimentación, no deberías enchufarla.
  • Utiliza las dos manos para trabajar con la pulidora. Mantenla firme y evita soltarla.
  • Realiza pausas activas durante la tarea. Este punto es especialmente importante si estás trabajando al sol.
  • Regula la velocidad. Al activar la máquina, regula la velocidad lentamente, apoya la máquina y ve aumentando poco a poco. No conviene subir la velocidad de golpe o se te podría escapar de las manos.
  • No fuerces la postura, ya que podrías lesionarte la espalda.
  • Las zonas de pulido se calientan por el roce del disco. Evita apoyarte sobre ellas o podrías sufrir quemaduras.
  • Restos. Al terminar el trabajo, retira el material sobrante y deposítalo en el lugar destinado para tal fin.

Criterios de compra

Ahora que ya sabes qué son las pulidoras, por qué comprar una y cómo usarla, ha llegado el momento de escoger la que mejor se adapte a tus necesidades. Escoger una pulidora puede convertirse en una tarea ardua, que puede complicarse si no sabes qué factores marcan la diferencia entre una buena pulidora y la mejor de todas:

Usos

Lo primero que debes considerar el uso que vas a darle. ¿Quieres una pulidora para tu coche? ¿Quieres una para trabajos de bricolaje? No es lo mismo un uso esporádico, por ejemplo usarla cada tres o cuatro meses para pulir tu coche, que un uso frecuente para diferentes tipos de superficies y para proyectos de cierta envergadura.

Para uso esporádico, una pulidora básica y sencilla de doble acción, de precio económico, cumplirá de sobra. Estas máquinas son ideales para los principiantes, ya que no dejan marcas y con ella podrás familiarizarte con el proceso sin dañar tu coche. Estas pulidoras, por otra parte, tienen poca potencia y alargan el proceso, por lo que no son ideales para profesionales.

Carro rojo

Uno de los factores que suelen pasar por alto los usuarios de pulidoras es el control de velocidad. (Fuente: Algre: 33355608/ 123rf.com)

Velocidad

Las pulidoras rotatorias tienen más potencia y su velocidad se mide en RPM. Estas son las más comunes y las más utilizadas tanto en ámbito profesional como en el doméstico. El rango de velocidad de estas máquinas oscila entre las 700 y las 2800 RPM, siendo ideal cualquier máquina entre las 1100 y las 2000 RPM.

De esta manera, cubrirás una gran variedad de aplicaciones.

Por otro lado, las pulidoras de doble acción, también conocidas como pulidoras roto-orbitales, tienen menos fuerza de corte pero sus resultados son más finos. Estas son ideales para principiantes pues no dejan marcas de pulido. Al orbitar sobre su propio eje, su velocidad de mide en OPM (órbitas por minuto), con rangos que van de las 4000 hasta las 6000 OPM.

Control de velocidad

El control de velocidad es un factor importante en la compra de una pulidora. El hecho de que podamos regular electrónicamente la velocidad resultará beneficioso, ya que tendremos mayor control sobre la máquina y, por tanto, lograremos mejores acabados. El control se convertirá en un elemento indispensable si necesitas acabados finos y profesionales.

Para que te hagas una idea, los trabajos más sensibles requieren velocidades bajas, mientras que los grandes y bastos, necesitan velocidades altas. Es evidente que si se utilizan velocidades demasiado altas, correrás el riesgo de destrozar la pintura. Si la velocidad es demasiado baja, te pasarás muchas horas y en ocasiones puede que no cumplas con la función.

Hombre limpiando su carro negro

Las máquinas pulidoras sirven para eliminar cualquier tipo de desperfecto sobre superficies metálicas, logrando el brillo original de una pieza nueva. (Fuente: Prostooleh: 134876174/ 123rf.com)

Ergonomía

La ergonomía es un factor a tener en cuenta en todas nuestras compras, y más cuando nos referimos a máquinas eléctricas y pesadas. Si vas a pasar muchas horas trabajando con la pulidora, lo ideal es que se adapte bien a tus manos y cuerpo. Este puede ser un factor un tanto subjetivo, ya que cada cuerpo es diferente y cada persona tiene una fuerza y resistencia única.

Por lo general, lo mejor es probar la máquina en persona antes de realizar la compra y ver cómo se adapta. En caso de no poder hacerlo, siempre puedes fijarte en los comentarios de los demás compradores. Es importante que te fijes en el peso, ya que puede influir tanto en su potencia como en su comodidad.

Tipo

En el mercado vamos a encontrar básicamente dos tipos de pulidoras. las orbitales y las circulares. Se diferencian en el mecanismo y el tipo de movimiento que ofrece, lo que será determinante según la labor que desees realizar. Las orbitales son las más comunes del mercado y realizan movimientos en forma de círculo, son eficientes, pero requieren cierta pericia.

Al contrario que las circulares, que suelen dejar marcas de pulido (llamadas hologramas), las orbitales son más sencillas de usar. Estas son adecuadas para los principiantes, aunque son menos potentes, más difíciles de encontrar y algo más caras, por lo que al final deberás calcular si merecen la pena o no.

Diseño

Otro factor fundamental para escoger una máquina pulidora es su diseño. Este determinará la facilidad de uso y la comodidad con la que vas a poder usarlas. Como ya te hemos explicado, debe ser ergonómica, ya que es una herramienta manual. El mango es una de las partes principales, deberá tener el tamaño adecuado para tu mano.

Los materiales deben ser de buena calidad. La carcasa debe ser estanca, para que no se cuele polvo ni humedad, y el mando debe tener algún tipo de recubrimiento antideslizante y cómodo para trabajar durante horas sin cansarte. El peso de la herramienta no debería superar los 3 kilogramos.

Resumen

Para devolver el brillo a la carrocería de tu coche, para pulir un suelo, una encimera, para trabajar en proyectos de carpintería o para pulir grandes superficies de piedra. Una pulidora es una máquina que te será de gran ayuda en cualquier tarea de pulido. Gracias a ella podrás recuperar el brillo y reparar los desperfectos en la mayoría de superficies.

Cada proyecto o trabajo exige una pulidora diferentes. Es por eso que, en el mercado, encontrarás diferentes modelos, con características y funcionalidades muy distintas. En este artículo te hemos explicado todo lo que necesitas para que escojas la máquina pulidora que mejor se adapte a tus necesidades. Ahora te toca a ti, ¡buena suerte!

Si te ha gustado el artículo, deja un comentario o comparte con tus amigos y familiares para encontrar la mejor pulidora del mercado.

(Fuente de la imagen destacada: Scyther5: 82172155/ 123rf.com) 

¿Por qué puedes confiar en mí?

Me dedico a la redacción de textos para diferentes páginas webs y medios electrónicos. Me encanta escribir para Internet y soy un friki del SEO. Especializado en herramientas y productos tecnológicos.