Imagen de secadora
Última actualización: 27 enero, 2021

Nuestro método

18Productos analizados

55Horas invertidas

10Artículos evaluados

75Opiniones de usuarios

Los electrodomésticos nos facilitan la vida y simplifican cualquier tarea. Eso es precisamente lo que nos brinda una secadora, al secar nuestras prendas recién lavadas de forma rápida y sencilla. Aparte de evitarnos el esfuerzo de tender, las secadoras nos permiten poner la lavadora cuando queramos al no tener que estar pendientes del tiempo. Además, representan una solución perfecta para aquellos que no tienen espacio para colgar la ropa o que no pueden esperar a que se seque.

Sin embargo, es posible que alguna vez hayas escuchado que la secadora consume demasiado, que puede estropearte la ropa, que es cara o que requiere de un espacio amplio y compleja instalación, ¡nada más lejos! Existen todo tipo de secadoras que se ajustan a las diferentes necesidades y cuentan con programas especializados para los diferentes tipos de tejidos. Por ello, en esta guía hemos incluido las secadoras más relevantes según sus propiedades para que encuentres la que mejor se adapta a ti.




Lo más importante

  • Las secadoras nos permiten ahorrar tiempo y son perfectas si necesitas lavar ropa de un día para otro o no tienes un espacio para tender. Existen dos tipos de secadoras según la energía que utilizan: de gas y eléctricas. Dentro de estas últimas encontramos las secadoras de evacuación, condensación y de bomba de calor.
  • Las secadoras de gas son las que menos consumen, al ser esta energía más barata que la electricidad. Sin embargo, las secadoras de gas son más caras y debemos tener una toma de este tipo en nuestra casa. Por su parte, las secadoras eléctricas más eficientes a nivel energético son las de bomba de calor.
  • A la hora de planificar la compra de nuestra secadora debemos tener en cuenta factores como la eficiencia energética del aparato, su tamaño, tipo de carga o nivel de ruido. Factores que repercuten directamente en el precio de la secadora y que debemos valorar según nuestras necesidades y presupuesto.

Las mejores secadoras del mercado: nuestras recomendaciones

Contar con una secadora en nuestro hogar nos permite tener la ropa lista rápidamente y nos libra de la tediosa tarea de tender. En el mercado hay multitud de secadoras y cada una de ellas es adecuada según nuestras necesidades. Por ello, hemos realizado una exhaustiva selección para que encuentres la secadora perfecta. ¡Adelante!

La mejor secadora según su consumo

Si lo que buscas es una secadora que destaca por su eficiencia energética esta es la tuya. Se trata de una secadora de bomba de calor con un consumo muy bajo y catalogada con una clasificación energética de A+++, la más alta del mercado. Cuenta con una capacidad de carga de 7 kilos y diferentes programas especializados según el tipo de tejido que queramos secar.

Gracias a sus sensores inteligentes esta secadora detecta el grado de humedad y la cantidad de ropa almacenada. Así adapta el programa y el tiempo de secado según nuestras prendas, por lo que te será muy fácil de usar. Y cuenta con una estupenda calidad-precio.

La mejor secadora según su tamaño

¿Problemas de espacio? Aquí tienes una secadora que destaca por su reducido tamaño. Esta secadora es compacta, pero cuenta con una carga de 4 kilos y un diseño que permite situarla en cualquier lugar. Tiene dos niveles de calor y regulador temporizador de hasta 200 minutos.

Es una opción excelente para viviendas pequeñas. Pero no te dejes engañar por su reducido tamaño, es una secadora robusta y te permite secar tu ropa en poco tiempo. Además te encantará su diseño agradable y moderno.

La mejor secadora según sus prestaciones

Esta secadora de marca Candy no precisa desagüe, ya que almacena el agua sobrante en un depósito, y su carga es de 8 kilos. Destaca por tener una puerta grande y alta, además de contar con programas específicos para tejidos delicados.

La comodidad de esta secadora es uno de sus rasgos distintivos gracias a su puerta de tamaño XXL, al facilitar introducir y sacar la ropa. Un detalle muy interesante de esta secadora es que cuenta con conexión vía NFC. Así podrás seleccionar desde tu móvil el programa que mejor se adapta a tus prendas gracias a su app especializada.

La mejor secadora según su nivel de ruido

Estás ante una secadora casi silenciosa al emitir tan solo 10 decibelios en funcionamiento, cuando la mayoría emiten entre los 50 y 65. Se trata de una secadora de bomba de calor de la marca AEG, que además de por silenciosa destaca por su bajo consumo. Su capacidad de carga es de 9 kilos.

Esta secadora supersilenciosa jamás perturbará la paz de tu hogar y por eso mismo es perfecta si no te queda más remedio que hacer la colada por la noche. Su bajo consumo te permitirá ahorrar en tu factura de la luz y cuenta con programas destinados a todo tipo de tejidos.

La mejor secadora según su relación calidad-precio

Esta secadora de marca BEKO se adapta a todos los presupuestos. Cuenta con una carga de 8 kilos y utiliza un sistema de evacuación. Tiene varios programas, como un programa rápido, eco o para tejidos delicados, entre otros.

Este modelo es muy económico, pero su gran calidad te permite utilizarlo de forma diaria sin problemas. Su instalación además es muy sencilla y cuenta con programas suficientes para todo tipo de tejidos.

Guía de compras: lo que debes saber sobre secadoras

Elegir una secadora implica tener en cuenta multitud de detalles: el espacio que tenemos en casa, el gasto energético o la cantidad de ropa que necesitamos secar cada vez. Existe un gran número de modelos diferentes y para que no te pierdas en ningún momento hemos recopilado las dudas más habituales que pueden aparecer al comprar una secadora.

Imagen de dos secadoras

Existen numerosos modelos de secadoras que se adaptan a todas las necesidades según su consumo, carga, tamaño o instalación. (Fuente: ErikaWittlieb: 902359/ Pixabay.com)

¿Qué ventajas tiene una secadora?

La secadora nos permite ahorrar tiempo al no tener que esperar a que se seque nuestra ropa. Podemos poner la lavadora cuando queramos al evitar estar pendientes del tiempo y es idónea para aquellos que no cuentan con un espacio donde tender. Además, al no hacerlo protegemos nuestras prendas de los rayos del sol del verano y de las bajas temperaturas del invierno.

Es perfecta también para aquellos que necesiten lavar la ropa de un día para otro, como el uniforme del cole de los niños o el vestuario del trabajo, o para secar prendas voluminosas como edredones o toallas. Y con la secadora notarás que tu ropa siempre está como recién lavada, al hacer que perdure durante mucho más tiempo el olor del suavizante.

Por contra, como cualquier electrodoméstico la secadora supone un gasto energético al utilizarlo y ocupa un espacio en nuestro hogar. También hay que ser cuidadoso a la hora de programar la secadora según las prendas que vayamos a introducir, ya que las más delicadas pueden dañarse por culpa del programa equivocado. Te mostramos ventajas y desventajas en la siguiente tabla:

Ventajas
  • Gran ahorro de tiempo de secado
  • Poner la lavadora cuando queramos
  • Evitamos tender
  • Ropa fresca durante más tiempo
  • Protegemos la ropa del frío y el sol
Desventajas
  • Supone un gasto energético
  • Ocupa espacio
  • Hay que ser cuidadoso con las prendas delicadas

¿Qué tipos de secadoras hay? Ventajas y desventajas

Existen distintos tipos de secadoras según el sistema que utilizan y el tipo de energía del que se valen para secar la ropa. Por un lado, encontramos dos grupos de secadoras según el tipo de energía que emplean, las secadoras de gas y eléctricas. Por otro, dentro de las secadoras eléctricas se recogen tres tipos: las secadoras de evacuación, condensación y bomba de calor.

Cada una de ellas tienen una serie de peculiaridades según su eficiencia, gasto energético, instalación o precio medio. Por lo que cada tipo de secadora es adecuada según nuestro presupuesto, gasto energético, espacio o frecuencia de uso. A continuación, tienes una tabla comparativa con las características más relevantes de cada tipo de secadora a grandes rasgos.

Precio Consumo Instalación
Secadora de gas Precio medio elevado Muy eficiente Precisa de una toma de gas
Secadora de evacuación Precio medio bajo Poco eficiente Necesita desagüe o una abertura al exterior
Secadora de condensación Precio medio moderado Eficiencia moderada No precisa desagüe
Secadora de bomba de calor Precio medio elevado Muy eficiente No precisa desagüe

¿Cómo funcionan las secadoras de gas?

La principal ventaja de las secadoras de gas es que su consumo energético es mucho más barato, ya que el gas es más económico que la electricidad. Aunque hay que tener en cuenta que las secadoras de gas son algo más caras que las eléctricas y que su instalación supone un coste adicional si no contamos con este tipo de toma en nuestro domicilio.

Junto al factor energético, las secadoras de gas son perfectas si somos muchos en casa al permitir secar grandes cantidades de ropa en menor espacio y cantidad de tiempo. Además, protege nuestra ropa al evitar alteraciones en el tejido y su gran resistencia facilita que sigan funcionando como el primer día durante años.

¿Cómo funcionan las secadoras por evacuación?

Las secadoras de evacuación cogen el aire del exterior, lo calientan a través de unas resistencias y después lo introducen en el tambor donde se aloja la ropa. Posteriormente se expulsa el aire cargado de humedad a través de un tubo.

Su principal ventaja es que son el tipo de secadora más barata al tratarse de una tecnología muy económica. Sin embargo, son poco eficientes al tener que calentar el aire frío del exterior y han de ser alojadas en un sitio donde se pueda instalar su tubo de evacuación. Por lo que si no tienes un espacio en casa que dé al exterior o a un desagüe donde la vayas a alojar no son recomendables.

¿ Cómo funcionan las secadoras de condensación?

Las secadoras de condensación destacan por funcionar con un circuito cerrado. Este sistema refrigera el aire húmedo de nuestra ropa hasta que se condensa y pasa a ser almacenado en un depósito, cuyo aire ya caliente pasa de nuevo al tambor.

Estas secadoras cuentan con la principal ventaja de poder instalarse en cualquier lugar y son más eficientes al no tomar el aire del exterior, aunque tienen un precio medio superior frente a las secadoras de condensación y su depósito tiene que ser vaciado cada nuevo ciclo. Aunque también es posible conectarla a un desagüe si lo preferimos.

¿Cómo funcionan las secadoras por bomba de calor?

Las secadoras con bomba de calor utilizan una tecnología similar a la de los aires acondicionados, al calentar el aire equilibrando la temperatura exterior. Al reutilizar el aire logra un gran ahorro de energía y eficiencia en cada ciclo de secado.

Se trata del tipo de secadora eléctrica más avanzado y eficiente del mercado, pero por eso mismo su precio medio es superior al resto y su funcionamiento de secado es algo más lento. Por ello, son solo aconsejables si vas a utilizar la secadora de forma habitual.

¿Cuáles son las alternativas a una secadora?

Podemos encontrar varias alternativas a la secadora. La principal y más obvia es tender, aunque tiene unos inconvenientes evidentes. Como estar pendiente del tiempo que hará para poner la lavadora y esperar varias horas a que nuestras prendas se sequen. Además, los rayos de sol del verano y las bajas temperaturas del invierno pueden deteriorar los tejidos.

Otra de las alternativas a la secadora es el tendedero eléctrico. Se trata de un tendedero pero con un calefactor eléctrico incluido. Es un aparato útil al permitir que la ropa se seque antes, pero tiene una serie de desventajas. No es ni la mitad de rápido que una secadora, es preciso dedicar un espacio cada vez que se utilice y la cantidad de ropa que permite secar es mínima en comparación.

Ropa tendida

Al tender nuestra ropa se puede desgastar por culpa de los intensos rayos de sol del verano o de las bajas temperaturas del invierno. (Fuente: Miles: zjasO1yZ6hQ/ Unsplash.com)

¿Cómo instalar una secadora?

Cada modelo de secadora necesita una instalación particular. Las secadoras de gas exigen de una toma de este tipo en nuestra casa. En caso de no tenerla deberíamos hacer obras en nuestro domicilio, con el desembolso que conlleva. Las secadoras eléctricas simplemente requieren de una toma de corriente, aunque su instalación es algo más compleja en el caso de las secadoras de evacuación.

Las secadoras de condensación y bomba de calor requieren simplemente de un espacio donde colocarlas y una toma de corriente. Sin embargo, las secadoras de evacuación cuentan con un tubo para evacuar el agua sobrante fuera del aparato. Por ello, este tipo de secadoras se tienen que colocar en un espacio con desagüe o una abertura que dé al exterior.

¿Cómo usar correctamente una secadora?

El uso correcto de la secadora es clave para conseguir un resultado perfecto para el cuidado de nuestra ropa, consumo y eficiencia. Cada modelo de secadora presenta diferentes programas según el tipo de tejido. Por lo que debemos fijarnos en el tipo de ropa que vamos a secar para conservar la calidad de tus prendas y evitar estropearlas.

Otro de los aspectos clave es realizar un uso eficiente, ya que siempre es recomendable no cargar el tambor del todo a la hora de meter la ropa mojada. Así la secadora consume menos energía para secar la carga. Además, es muy importante limpiar los filtros de vez en cuando para mantener tu secadora en perfectas condiciones durante mucho tiempo. Te mostramos a continuación una serie de consejos para un buen uso de tu secadora.

  • Carga la secadora siempre un poco por debajo de su capacidad total
  • Divide la ropa por tipos de tejido al secarla
  • Elige el programa adecuado según el tipo de prendas
  • Limpia los filtros periódicamente

¿Cuáles son las secadoras que menos gastan?

Si tenemos en cuenta el tipo de energía utilizada, las secadoras de gas son las que menos gastan, ya que el gas es sensiblemente más barato que la electricidad. Pero este tipo de secadoras son más caras que las eléctricas y demandan este tipo de toma en el domicilio. De no tenerla, la instalación de gas es un extra a añadir a tu presupuesto.

Dentro de las secadoras eléctricas las más eficientes son las secadoras de bomba de calor. Es el tipo de secadora con las que más vamos a ahorrar en nuestra factura de la luz gracias a la tecnología que utilizan, aunque también son el tipo de secadora más cara.

¿La secadora necesita desagüe?

No todas las secadoras necesitan desagüe. En realidad el único modelo de secadora que requiere de un desagüe son las secadoras de evacuación. Cuentan con un tubo por donde expulsan el agua sobrante, por lo que has de tener un desagüe o una abertura que dé al exterior en la zona de la casa donde la vayas a instalar.

Por el contrario, las secadoras de condensación y bomba de calor tienen un depósito donde se almacena el agua sobrante. Por lo que será preciso vaciarlo cada uno o varios ciclos. Aunque también existe la posibilidad de conectarlas a un desagüe para evitar tener que vaciar el depósito cada vez.

Mujer cargando ropa doblada

Hay que prestar atención al tipo de tejido de la ropa que vamos a introducir en nuestra secadora para seleccionar el programa adecuado. (Fuente: Gold: aJN-jjFLyCU/ Unsplash.com)

¿Qué debo saber antes de comprar una secadora?

Antes de comprar una secadora debemos tener en cuenta varias cuestiones importantes. Lo primero es pensar cuántos somos en casa, ya que de ello dependerá la capacidad de carga que elegiremos para nuestra secadora. Factor que además influye en el tamaño del aparato. También es importante conocer el espacio que tenemos en casa disponible para la secadora.

A su vez hay que sopesar la frecuencia de uso que vas a dar a la secadora y tu presupuesto. Ya que las secadoras más eficientes y que menos consumen tienen un precio medio más elevado. Por lo que hay que tener en cuenta que un desembolso mayor en este sentido te compensará a la larga cuanto mayor frecuencia de uso des a tu secadora. En todo caso, debes tener en cuenta:

  • Cuántos somos en casa: ten en cuenta esto para elegir la capacidad de carga de tu secadora.
  • Espacio: elige el tamaño de tu secadora según el espacio disponible en casa.
  • Frecuencia de uso: una secadora que gasta poco también es más cara, por lo que debes valorar la frecuencia de uso para considerar si este factor será amortizado.
  • Presupuesto: los diferentes modelos de secadoras varían de precio según su consumo, eficiencia y prestaciones.

Interior de una secadora

Uno de los detalles que hay que tener en cuenta a la hora de elegir secadora es su capacidad de carga. (Fuente: Frantisek_Krejc: 1354687/Pixabay.com)

Criterios de compra

Antes de adquirir una secadora debes tener en cuenta las diferentes características de cada modelo para saber cuál es el que mejor se adapta a ti. Seguidamente, encontrarás las cualidades más relevantes que has de tener en cuenta a la hora de elegir una secadora.

Consumo

El consumo de electricidad que hace la secadora en cada ciclo de secado varía según el modelo y depende del sistema que utiliza. Las secadoras eléctricas más eficientes son las de bomba de calor, aunque también son las que tienen un precio medio más elevado.

Por lo que debemos tener siempre en cuenta el uso que daremos a nuestra secadora, más usual o más esporádico, para valorar si vamos a amortizar este factor.

Las diferentes secadoras eléctricas del mercado cuentan con una clasificación energética organizada de la letra A a la D del abecedario, siendo D la menos eficiente. Dentro del tipo A encontramos tres tramos: A, A++ y A+++. Esta última es la que que menos energía utiliza al presentar una eficiencia sobresaliente y que más te permitirá ahorrar en tu factura de la luz.

Tipo de carga

Las secadoras también se pueden dividir en función del tipo de carga que presentan: frontal y superior. Las más habituales son las secadoras de carga frontal, que cuentan con el tambor dispuesto en la parte delantera del aparato y son las que mayor cantidad de ropa admiten por cada secado.

En las secadoras de carga superior la ropa se almacena desde la parte de arriba. Son más económicas y cuentan con modelos de diferentes dimensiones adecuados hasta para los espacios más pequeños. Además son ideales para personas con problemas de espalda u otras lesiones al evitar que nos agachemos.

Imagen de ropa en secadora con luz morada

Las secadoras con carga frontal por lo general son las que mayor cantidad de ropa admiten por cada secado. (Fuente: Akyurt: yCYVV8-kQNM/ Unsplash.com)

Tamaño

Una secadora estándar presenta, normalmente, unas dimensiones de un metro de ancho y largo junto a un metro y medio de alto. Aunque también existen modelos de menor o mayor tamaño si están destinados a espacios reducidos o para aquellos que buscan secar gran cantidad de prendas a la vez.

Las secadoras más pequeñas son perfectas si tenemos una vivienda con dimensiones ajustadas, pero cuentan con una capacidad menor de ropa para cada ciclo de secado. En este sentido, las lavadoras de carga superior son las que cuentan con un tamaño más reducido y menor capacidad de carga.

Nivel de ruido

Las secadoras cuentan con partes móviles que se accionan a gran velocidad y provocan ruido. El nivel de ruido de las secadoras es algo a tener en cuenta y debemos considerar en qué momentos del día la vamos a utilizar y con qué frecuencia, ya que puede resultar molesto y alterar el ambiente en casa.

El nivel de ruido de las secadoras viene marcado en decibelios. Las que tienen más de 65 decibelios son consideradas las más ruidosas y por debajo de esa franja son catalogadas como menos ruidosas. Para que te hagas una idea, 70 decibelios sería el nivel de una radio a un volumen elevado.

Resumen

Contar con una secadora en nuestro hogar nos evita esperar a que se seque la ropa y estar pendientes del tiempo para hacer la colada. Existen todo tipo de secadoras, según sus prestaciones, tamaño, eficiencia y consumo, que se adaptan a cualquier presupuesto y necesidad.

Para que puedas elegir la mejor para ti hemos hecho una selección de cinco secadoras según sus cualidades más destacadas. Te hemos detallado los diferentes tipos de secadoras que hay en el mercado con el tipo de energía y sistema que utilizan, junto a las ventajas y desventajas de cada una de ellas. Además, te hemos explicado los criterios más importantes que debes tener en cuenta para escoger tu secadora.

Confiamos en que nuestras recomendaciones hayan resuelto todas tus dudas. Si te ha sido de utilidad, por favor, compártelo en tus redes sociales y no olvides realizar cualquier pregunta o apunte en nuestros comentarios.

(Fuente de la imagen destacada: Stevepb: 2668472/ Pixabay.com)

¿Por qué puedes confiar en mí?

Evaluaciones