Última actualización: 9 octubre, 2020

A nadie, en su sano juicio, le gusta ducharse con agua fría en pleno invierno. O, al menos, poca gente suele disfrutarlo. Es por ello que disponer de un termo eléctrico te permite disponer de agua caliente durante un largo período de tiempo, cuando más lo necesites, para que puedas volver a entrar en calor.

Un termo eléctrico, en definitiva, es uno de los artefactos más importantes del hogar. Su capacidad en litros, diseño o tamaño varían según cada modelo, aunque su función es la misma: mantener el agua a una temperatura cálida para cuando la necesites. En este artículo profundizamos en esta útil herramienta. ¿Nos acompañas?

Lo más importante

  • El termo eléctrico consiste, simplemente, en un depósito de agua caliente conectado a la red sanitaria y a la corriente eléctrica.
  • Los termos eléctricos suelen ir de los 10 litros de capacidad hasta los 300, según el tipo de uso que se le vaya a dar.
  • Aspectos como la capacidad de almacenamiento de agua, el lugar de instalación o la resistencia, entre otros, deberían ser tenidos en cuenta antes de adquirir un termo eléctrico determinado. En el apartado ‘Criterios de compra’ te hablaremos de ellos.

Los mejores termos eléctricos: nuestras recomendaciones

Para adquirir un termo eléctrico debemos pensar en primer lugar en el uso que vayamos a darle. Por ejemplo, si en nuestro hogar conviven varias personas, necesitaremos un termo con una capacidad superior. En este apartado queremos presentar algunos de los termos eléctricos más destacados para que puedas decidir el que más te conviene.

El termo eléctrico más compacto

El termo eléctrico Teka EWH 50 es de instalación vertical y cuenta con un depósito de agua de 50 litros. Pese a tratarse de un espacio considerable, su diseño lo hace apto para pasar desapercibido en el hogar. Tiene unas dimensiones de 567 (alto) x 450 (ancho) x 470 (fondo).

Incorpora el sistema SmartControl, que aprende sobre los ciclos de consumo y establece patrones de calentamiento, lo que supone un ahorro eléctrico.

El mejor termo eléctrico contra la corrosión

El modelo Regent 3201332 posee una clase de eficiencia energética C, tiene 100 litros de capacidad y cuenta con un depósito con recubrimiento esmaltado anticorrosión. El aparato también tiene una resistencia eléctrica blindada de 1,5 kilovatios e incluye manguitos dieléctricos, válvula de seguridad y soporte para colgar en la pared.

Debido a su gran capacidad, se aconseja en viviendas de tres o cuatro personas.

El termo eléctrico de bajo consumo energético

Este termo eléctrico ACB Europe tiene el tipo C en la clase de eficiencia energética. Está dotado con regulación frontal, indicador de temperatura, piloto de encendido y piloto de funcionamiento, para que en todo momento puedas controlar su estado. También incluye limitador de seguridad, cableado y ánodo de magnesio.

La cuba o depósito está construido en acero, y cuenta con un espesor de 2,5 centímetros.

El termo eléctrico más elegante

El Fleck Duo tiene una clase de eficiencia energética B. Cuenta con un acumulador doble, recubrimiento vitrificado al titanio, termostato electrónico inteligente y resistencia blindada sumergida.

Además de sus componentes técnicos, resulta idóneo para ser instalado en espacios visibles en el hogar, ya que su diseño con acabados plateados lo convierte en un elemento decorativo más, garantizando su discreción.

Guía de compras: Lo que debes saber de los termos eléctricos

Los termos eléctricos cada vez son más utilizados en los hogares. No obstante, antes de optar por adquirir uno es recomendable fijarse en varios aspectos con el fin de realizar la mejor compra. En esta sección queremos acercarte al funcionamiento de un termo eléctrico, a las ventajas que supone adquirir uno, entre otras cuestiones.

Los mandos de un termo électrico l

La capacidad del termo es una de las primeras características a tener en cuenta cuando te planteas adquirir uno. (Fuente: aleksanderdn: 45808026/ 123rf.com)

¿Por qué adquirir un termo eléctrico?

Adquirir un termo eléctrico supone una ventaja considerable para cualquier persona frente a los gastos más elevados e inconveniencias de otras formas de calentar el agua. En primer lugar, el termo eléctrico te facilitará poder disponer de agua caliente al instante, sin tener que esperar un tiempo determinado para disponer de ella.

Además, el termo eléctrico te facilitará un doble ahorro, tanto económico como energético. Este tipo de termos disponen de un sistema de programación para que el termo empiece a funcionar cuando lo necesites, generando de esta forma un ahorro considerable. También es fácil de instalar y está disponible en varios formatos.

¿Cómo funciona un termo eléctrico?

Los termos eléctricos, sean del modelo que sean, mantienen una forma de funcionar similar. En primer lugar, calientan el agua fría mediante una resistencia eléctrica situada en el interior del depósito. Cuando el agua alcanza la temperatura óptima, la resistencia se apaga y el agua se mantiene caliente dentro del depósito.

Por lo tanto, podemos decir que el termo eléctrico funciona por acumulación de agua. Cuanto más grande sea el depósito, podrás disponer de agua caliente durante más tiempo. Y a medida que entra agua fría en el termo, necesitará un tiempo para calentarse, por lo que conviene calcular el uso que se hace del agua según el tamaño del termo.

Un grifo saliendo agua caliente

Se calcula que una persona requiere de 50 litros de agua diariamente, mientras que seis personas suelen gastar 200 litros. (Fuente: nikkytok: 32551173/ 123rf.com)

¿Cuáles son las ventajas y desventajas de adquirir un termo eléctrico?

Al adquirir un termo eléctrico, conseguirás disponer de un aparato que proporciona una temperatura constante del agua. Por otra parte, y como desventaja, la cantidad de agua de que dispondrás en cada momento es limitada. Así pues, ¿vale la pena optar por el termo eléctrico? En la siguiente tabla desvelamos sus puntos a favor y en contra.

¿Por qué se recomienda utilizar el termo eléctrico? ¿Cuáles son las desventajas del termo eléctrico?
Instalación Te ahorras la instalación de gas y las consecuentes revisiones técnicas. La electricidad resulta más cara que el gas.
Temperatura del agua Ofrece una temperatura constante del agua. La cantidad de agua caliente es limitada.
Dimensiones Existen termos eléctricos más reducidos para los hogares donde viven pocas personas. Un termo eléctrico de 100 litros ocupa un mayor espacio en el hogar.
Comodidad Podemos disponer de agua caliente al instante, al abrir el grifo. La disposición de agua caliente es limitada.

¿Cuáles son los consejos a seguir para ahorrar con el termo eléctrico?

El consumo del termo eléctrico dependerá de varios factores. De entrada, el más importante será optar por un termo eléctrico convencional o uno de bajo consumo. De hecho, esta opción es una de las características principales a considerar. En el siguiente listado introducimos algunas medidas para ayudarte a ahorrar diariamente.

  • Opta por un termo eléctrico programable. Actualmente, existen termos eléctricos digitales en los que puedes ajustar la temperatura, potencia y los diferentes horarios de uso
  • Contrata una tarifa eléctrica de discriminación horaria. Esto significa que el gasto en el consumo eléctrico será más bajo por la noche, por lo que puedes aprovechar para calentar el agua durante esta franja horaria y así disminuir el gasto
  • Evita los baños prolongados. Parece una obviedad, pero para facilitar el ahorro, además de darte duchas más breves, es mejor apagar el grifo mientras te enjabonas, cuando no lo utilices
  • Ubica el termo en el lugar idóneo. Es mejor que el termo se encuentre cerca del baño donde vaya a utilizarse, para reducir la distancia y evitar pérdidas de calor en el transporte. También debería estar en el interior del hogar, para ahorrarse los cambios de temperatura habituales

¿Cómo puedo calcular la capacidad de litros de agua que necesito para el termo eléctrico?

La capacidad del termo es una de las primeras características a tener en cuenta cuando te planteas adquirir uno. Generalmente, este dependerá del número de personas que convivan en el hogar y que vayan a utilizarlo. Se calcula que una persona requiere de 50 litros de agua diariamente, mientras que seis personas suelen gastar 200 litros.

Si dispones de un termo eléctrico de capacidad inferior al número de personas del hogar, corres el riesgo de poderte quedar sin agua caliente cuando ya esté agotada. Si esto pasa, deberás esperar un tiempo determinado hasta que el termo eléctrico caliente el agua fría que irá entrando a medida que gastes el agua caliente.

¿Cuáles son las diferencias entre el termo eléctrico y el calentador a gas?

Al disponerse a comprar un termo eléctrico, muchas personas pueden encontrarse ante la opción alternativa de optar por un calentador a gas. Existen muchos parecidos entre ambos aparatos, aunque debe prestarse atención a sus diferencias para decidir cuál es el que más te conviene. En la siguiente tabla te ayudamos a diferenciarlos:

Debo comprar… Si quiero…
Un termo eléctrico Que el agua salga caliente de inmediato. Ahorrarme riesgos en caso de avería debido al gas y su combustión. Ahorrarme revisiones periódicas. Disponer de una temperatura del agua constante. Una instalación sencilla.
Un calentador a gas Un mayor ahorro de energía. Que el agua se caliente solo en el momento en que va a ser utilizada. Disponer de agua caliente de forma ilimitada. Un mayor ahorro de espacio. Ahorrarme riesgos de inundación en caso de avería.

Criterios de compra

Ahora que ya conoces las ventajas y desventajas de comprar un termo eléctrico y sabes cómo funciona, queremos incidir en este apartado en las características que deberías fijarte antes de comprar uno. Aspectos como la capacidad, resistencia, ahorro energético o aislamiento son fundamentales si quieres sacarle el rendimiento adecuado.

  • Capacidad
  • Ubicación
  • Resistencia
  • Ahorro energético
  • Aislamiento

Capacidad

En un termo eléctrico, debemos tener en cuenta que la cantidad de agua caliente de que disponemos es limitada. Es por ello que resulta importante determinar primero los litros de capacidad que necesitaremos, según el número de personas que lo utilicen en el hogar, y el tipo de uso que se le vaya a dar.

Para calcular exactamente este parámetro, debemos tener en cuenta el consumo de agua medio que realizamos habitualmente en nuestra vivienda y las horas en las que lo realizamos. Por ejemplo, si todas las personas se duchan por la mañana, deberemos tener una capacidad mayor que si las duchas se realizan gradualmente durante el día.

Un termo eléctrico blanco

Cada termo eléctrico cuenta con una etiqueta de eficiencia energética asociada, en la que podremos ver el consumo anual de electricidad (kilovatios por hora). (Fuente: rasslava: 31691812/ 123rf.com)

Ubicación

Determinar el sitio de instalación del termo eléctrico es también importante para sacarle el máximo provecho. Debemos asegurarnos de que se encuentre lo más cerca posible de donde vayamos a utilizarlo para reducir las pérdidas de calor que puedan darse en el transporte de agua caliente, desde el termo eléctrico hasta la ducha, por ejemplo.

También debemos asegurarnos de instalarlo en una pared firme, capaz de sostener unas tres veces el peso del aparato lleno. Además, deberemos dejar unos 45 centímetros aproximados de margen entre el termo eléctrico y la pared para poder acceder a las conexiones sin grandes dificultades en caso de requerir algunos ajustes.

Resistencia

Esta es una de las partes más desconocidas del termo eléctrico pero, a la vez, una de las más importantes. La resistencia es la parte encargada de aumentar la temperatura del agua, y generalmente se distingue entre blindada o envainada, en función de la cantidad de cal (dureza) del agua del sitio donde residamos.

La resistencia blindada transmite el calor de forma más directa al agua y, por lo tanto, es más rápida. La envainada, por otra parte, cuenta con una vaina que protege la resistencia de la cal y transmite el calor más lentamente. La blindada se aconseja en zonas bajas en cal y la segunda en casos contrarios.

Ahorro energético

Cada termo eléctrico cuenta con una etiqueta de eficiencia energética asociada, en la que podremos ver el consumo anual de electricidad (kilovatios por hora). También se indica la pérdida de calor estática y el volumen en litros. Estas etiquetas son un modelo estándar en la Unión Europea, utilizando un lenguaje e imágenes uniformes.

La mayoría de los termos eléctricos dispones son de clasificación B o C, aunque también existen algunos de clasificación A y A+.

Hay que tener en cuenta que, a mayor capacidad de almacenamiento de agua caliente, mayor será la energía consumida y menor su clasificación energética. Así pues, es importante prestar atención a este factor.

Aislamiento

Cada depósito de agua del termo eléctrico está cubierto de un material aislante o capa de aislamiento. Esto evita las fugas de temperatura al exterior y, al mismo tiempo, se asegura de mantener el agua caliente con un consumo energético menor. Por lo tanto, no debe subestimarse este factor al realizar la adquisición del producto.

De hecho, la calidad del aislamiento puede suponer una variación importante en el consumo eléctrico. En caso de estar buscando un termo eléctrico con una alta eficiencia, uno de los materiales que se aconseja considerar es el aislamiento con poliuretano expandido de alta densidad, aunque actualmente existen materiales muy variados.

Resumen

Comprar un termo eléctrico es una solución óptima cuando quiere disponerse de agua caliente constantemente, aunque debe tenerse claro que su acceso es limitado. Cuando se gaste todo el depósito disponible, habrá que esperar un tiempo determinado, normalmente unas horas, para poder volver a disponer de agua caliente en el hogar.

Por ello, asegúrate de adquirir un depósito con capacidad suficiente para tu hogar. Además, intenta instalarlo tan cerca como sea posible del sitio donde vas a utilizarlo, y trata de seguir los consejos que te hemos brindado para garantizar un ahorro energético, tanto para tu factura mensual como para el medio ambiente. ¡Y a disfrutarlo!

Si este artículo te ha sido útil para comprender mejor por qué deberías adquirir un termo eléctrico, te animamos a dejarnos un comentario y a compartirlo en redes sociales.

(Fuente de la imagen destacada: Faba Ortega: 108098329/ 123rf.com)

¿Por qué puedes confiar en mí?